Llamado a Servir

Entre las dudas y la lucha cotidiana

en medio del sol cuando amanece

de la luna que abraza el fin del día

en la obra de arte que me significan

tus atardeceres ocres de otoño...


Tengo hambre de Ti...


En afanoso empeño por sobrevivir

he caído en el miedo de sentir

golpes se me anudan en el pecho

silencio y confusión aguarda el corazón

yo sé que estás aquí, Tu presencia y Tu amor


Tengo hambre de Ti...


Tiéndome en el piso y clamo a Ti

abriendo mi corazón anhelo claridad

para saber qué es lo que quieres de mi

para abrirme de capa a tus pies y servir

para caminarme contigo y nada más


Tengo hambre de Ti...


En medio de temblores de mi cuerpo

en las trémulas noches de mi corazón

atravesando las sombras de mi tribulación

ahí donde el dolor y la pregunta se me clavan

como agujas en el alma, se pierde la razón


Tengo hambre de Ti...


Clamo a Ti, yo sé que responderás y me alimentarás

yo sé que me consolarás, abrazarás y me sanarás

asiéndome fuerte en tus promesas me fortalecerás

y en medio de mis luchas te alabaré y me gozaré de Ti

porque siempre estás aquí, porque siempre eres fiel


Me has amado desde siempre...


...Y yo te amo a ti, Señor.


Canción de Tinieblas - Santiago de María


De la mano del Padre Sempiterno
cae la noche sagrada con sus velos
pierde brillo y calor el fuego interno
y al sentido abandonan los consuelos

Si se torna el sentido deficiente
la visión de apraiencias se desnuda
la antorcha nearbolada es suficiente
para andar por las sombras y la duda

Con la cándida luz de esta linterna
el sendero se avanza sin mirarse
aunque el bosque se espeza cuando interna
mengua y calla la luz sin apagarse

Las borrascas barriendo están las hojas
en el cielo, resuenan las centellas
tras las ramas se muestran llamas rojas
y dos huestes rugiendo sus querellas

Es tiempo de pasar y ser coherente
entre sombras oscuras y abismales
es el hondo crisol de fuego ardiente
¡es la noche de hielos esquimales!

Primero, esta oscuridad ha descendido hacia ti de la mano de tu Papá,
que tanto te quiere, para hacerte un intrumento más docil de Su voluntad.

Segundo; que esta oscuridad que te rodea es sagrada, porque,
aunque no lo parezca te acerca con fuerza a Dios

Tercero; que si tus afectos fallan, la fe (existencial) en Dios
es lo único que necesitas para atrabezar la espesura que te oscurece

Que esta fe, parece disminuir en los momentos mayores de prueba y desolación,
pero que no se apaga, porque es teologal y es un don que recibes de tu cariñoso Papi,
que gracias a esta luz, con la que casi ni puedes ver cual es el paso que estás dando,
avanzas en el camino de tu verdadera vocación
(quién sabe si podrías avanzar por alli si lo vieras con claridad)

Que como un viento limpia las horas secas, tu estás siendo barrido
y limpiado en el interior que al mismo tiempo tu vida espiritual
puede sentirse como un cielo en tormenta feroz.
Que hay una lucha de dos mortales enemigos en tu interior (los dos espíritus).

Y finalmente, que estás muriendo con Cristo para resucitar, estás viviendo una pascua vocacional, que es más dolorosa cuanto más profunda, pero también gloriosa y glorificadora, ¡estás siendo glorificado con Cristo en la cruz!

A veces el Espíritu se te acerca "por delante" y entonces todo es luminoso, pero a veces se te acerca "por detrás", y entonces, sólo ves tu sombra y todo es oscuro, pero es porque lo tienes pegado a tí.

De Mi

Mi foto
AmAntE De La ViDa, Del ArTe, De Todo AqUeLLo qUe DiOs nOs ReGaLo pArA CoMpArTirLo, cReAnDo LaZos...